Palios

17 marzo 2014

Cuaresma en Sevilla (3). EL TRASLADO DE LA ESTRELLA A SANTA ANA. FOTOGALERÍA

Filed under: Imagineros, Sevilla — Etiquetas: , , — vicentecamarasa @ 7:42

Vicente Camarasa

12 marzo 2014

EL TRASLADO DEL BARATILLO DESDE EL HOSPITAL DE LA CARIDAD. CUARESMA EN SEVILLA (2)

Filed under: General — Etiquetas: , — vicentecamarasa @ 21:14

Con aire de Semana Santa antigua, con geste pero sin bulla, una espléndida función en el Hospital de la Caridad seguido del traslado de la Piedad a su capilla del Baratillo

)

 

Vicente Camarasa

10 marzo 2014

CUARESMA EN SEVILLA 2014 (1). En el besapiés del Silencio. Fotogalería

Filed under: El Silencio, Imagineros, Sevilla — Etiquetas: , , , — vicentecamarasa @ 7:07

.

.

.

.

.

Vicente Camarasa

20 febrero 2014

VIRGEN DE LA AMARGURA DE ROMERO ZAFRA. GUADIX

Filed under: Imagineros — Etiquetas: — vicentecamarasa @ 7:09

En nuestro peregrinar buscando las obras de Romero Zafra siempre hay algo de sorpresa y siempre de amistad.

Esta vez fue en Guadix, al que acudimos desde Granada para conocer la ciudad pero, sobre todo, para ver esta magnífica obra situada en una de las parroquias del centro, aunque con un horario que no nos permitía verla, pues los amigos que nos acompañaban debían volver a Madrid.

Pero una llamada telefónica y la suerte de un sacristán ocupado en la distribución de un banco de alimentos nos dio la posibilidad de entrar en una iglesia (por otra parte fantástica) en donde se encontraba esta Amargura.

Muy bien iluminada y vestida en su altar lateral nos dejó maravillado su rostro y sus dos perfiles, tan semejantes y distintos a la vez.

En uno llora sin desconsuelo y sus ojos se inundan de líquido (nunca me dejaré de maravillar esta seña de identidad de Romero Zafra, su capacidad para el llanto acumulado, como un verdadero lago que amenaza con desbordarse sin remedio en un torrente de lágrimas que lo ocultaría todo)

Por el contrario, en el otro el dolor máximo ha pasado y comienza el duelo. Una mirada, tan serena como desengañada ya de todo mira sin ver. Verdaderamente estremecedora.

TODOS NUESTROS POST SOBRE ROMERO ZAFRA

 

Vicente Camarasa

16 febrero 2014

SANTA CECILIA DE MADERNA

Filed under: General — Etiquetas: , — vicentecamarasa @ 10:36

El 20 de octubre de 1599, al abrir el féretro de madera en donde el papa Pascual I en 821 la había encerrado,  se descubría el cuerpo incorrupto de Santa Cecilia, en el cementerio de Calixto.

Como explica Emile Male en su magnífica obra del arte religioso de la Contrerreforma, este proceso de redescubrimiento de la Roma paleocristiana se había iniciado unos años antes, en 1578, cuando un descubrimiento de tierra en via Salaria, había dejado a la vista el cementerio de Priscila.

Ya en 1593, Bosio emprendió la titánica tarea de explorar toda esta Roma subterránea (que se publicaría póstumamente en 1629), descubriendo más de treinta cementerios.

Cundió entonces una verdadera fiebre por los mártires y sus restos que tan bien coincidía con el combate iniciado en Trento contra los reformistas y su negación a los santos y las reliquias que inició todo un nuevo periodo en la escultura en el tránsito entre el manierismo y el barroco.

Esta obra de Maderna es el mejor ejemplo de este momento, siendo el eslabón previo para que Bernini realizara sus grandes obras (Éxtasis de Santa Teresa, Beata Albertona…).

Mientras su composición, forzada e intrigante al colocar la cabeza girada por completo contra el espectador (tal y como se encontró y tal vez el propio autor hizo un apunte en directo), y su forma serpentinata remiten directamente al mundo manierista (como podéis comprobar en el rapto de las sabinas de Giambolonia que vimos aquí); el profundo realismo de la herida del cuello que provocó su muerte, de su cuerpo sensual pese a la muerte, latente bajo unas telas suavemente talladas, su carácter emocional (y ya no racionalista como en el manierismo) están abriendo las puertas de la sensibilidad barroca y su utilización de las imágenes como forma de sensibilización, de apoyo sensible de la fe a través de las emociones que Bernini explotará de forma tan magistral

“Esta belleza enternecedora, esa inefable dulzura en la muerte. La santa Cecilia de Maderna es la inocencia desarmada que ha vencido al mundo adueñándose del corazón de los verdugos” Emile Mâle

Vicente Camarasa

8 febrero 2014

ROMERO ZAFRA EN NUESTROS BLOGS

Filed under: Imagineros — Etiquetas: — vicentecamarasa @ 18:10

La Dolorosa del Santo Ángel. Sevilla

El Despojado de Salamanca

.

Esperanza de Viveiro

La Virgen de los Desamparados de la cofradía de los Cruzados de la Fe (Madrid) y su primera salida

Virgen de la Amargura. Guadix

Una larga conversación con el imaginero

3 febrero 2014

FELIPE BIGARNY. SEPULCRO D LOS CONDESTABLES. CATEDRAL DE BURGOS

Filed under: General — Etiquetas: , — vicentecamarasa @ 19:57

Felipe Bigarny es un borgoñón que (como años después hará Juan de Juni) se insertará perfectamente en la sociedad castellana, colaborando activamente en los inicios del Renacimiento en España.

Antes de llegar a España (y según su propias palabras) se formó en la Italia de finales del Quattrocento, conociendo los modelos clasicistas que (junto a los ropajes y fuertes anatomías típicamente borgoñonas) serán sus señas de identidad (aunque existen influencias goticistas del gran taller de Gil de Siloé e, incluso, otras del propio hijo, Diego de Siloé, que fue su discípulo y más tarde su competidor).

Sus primeras obras se encuentran en Burgos, siendo especialmente relevantes las que realiza para la Capilla de los Condestables (retablo iniciado por Gil de Siloé y terminado por Bigarny y Diego de Siloé, y estos espléndidos sepulcros que se encuentran en la línea clasicista marcada desde lo italiano y extendida (aunque de forma más rigurosa, por Fancelli y Ordóñez).

En su gusto por el detalle o la riqueza de tocados y vestiduras aún estamos viendo el tardogoticismo de Gil de Siloé que desaparecerá en Diego de Siloé, como ya hemos visto.

Vicente Camarasa

29 enero 2014

LA ANUNCIACIÓN CAVALCANTI. DONATELLO

Filed under: General — Etiquetas: — vicentecamarasa @ 15:40

Acaso sea una de las más bellas y logradas obras del maestro florentino, realizada tras su viaje a Roma (mediado de los años 30).

Encargada por el cardenal Cavalcanti para su capilla funeraria nos presenta el momento de la anunciación del ángel a María, que turba su gesto (aunque no su rostro) ante la sorprendente noticia. El cuerpo se echa entonces hacia atrás, dudando ante la magnitud del encargo, a la vez que la mano sobre el pecho sirve como gesto de afirmación y consentimiento.

El juego de ambos personajes se produce a dos niveles. Por una parte por medio de la mirada, que los une espiritualmente. Por otra a través de uun sutil juego de contrapostos (el brazo adelantado del ángel se corresponde al atrasado (y sobre el pecho) de María, mientras que el atrasado del ángel se contrapesa con la mano de la Virgen que sostiene el libro.

A través de estos métodos consigue crear (en dos figuras) una escena compacta y sutilmente relacionada que el espectador ve de forma unificada, pasando de una a otra sin ningún tipo de esfuerzo, pese a la distancia que les separa (Este juego de manos y movimientos contrapesados volverá a utilizarlo Leonardo da Vinci en su Anunciación, tal y como analizamos aquí)

Los rostros son de una belleza serena y exquisita, perfectamente romanos en sus peinados y perfiles, que muestran el conocimiento de la estatuaria antigua que Donatello había adquirido en Roma.

De la misma manera sus paños caen con la dignidad de unas togas romanas, de largos plegados, ocultando en parte un canon aún demasiado goticista (un tanto alargado).

La escena se encuadra en un fondo arquitectónico (las puertas del tabernáculo), de delicadas filigranas doradas con pan de oro con motivos de grutescos que, sin perturbar la acción principal, rodea a las figuras en un halo de exquisita intemporalidad (el famoso conciliato) y suave movimiento. Una burbuja  de belleza refinada en donde se suceden movimientos y miradas.

Alrededor de toda la escena, Donatello crea una arquitectura clasicista (pilastras, friso decorado con ovas y veneras) que abandona la severidad de un Brunelleschi para llenarse de grazia (los putti en terracota superiores) e incluso divertimento (las cabezas, heredadas de los grutescos, de los capiteles)

FOTOGALERÍA ENLAZADA DE DONATELLO

.

A Juan, con todo el cariño

Vicente Camarasa

27 enero 2014

SEPULCRO DE JUAN DE ACOSTA. DIEGO DE SILOÉ

Filed under: burgos — Etiquetas: , — vicentecamarasa @ 18:46

Hijo del famoso Gil de Siloé, suele ser mucho más conocido por su arquitecturas clasicistas (Escalera Dorada de Burgos, Catedral de Granada, San Jerónimo también en Granada, El Salvador de Úbeda) es, sin embargo, un magnífico escultor.

En él se unen influencias tardogóticas (derivadas de su padre) con otras típicamente clasicistas (heredadas de su viaje a Italia, Nápoles, en donde trabaja como socio de Bartolomé Ordóñez, y la influencia de Bigarny, del que será aprendiz y colaborador en la Capilla de los Condestables en Burgos, y Fancelli).

En este caso concreto se imponen los modelos más clasicistas (posiblemente basados en obras de Pollaiollo, pero también con posibles influencias de Ordóñez, Fancelli o Bigarny) que hacen evolucionar el modelo exento ya realizado por su padre en la Cartuja de Miraflores, sintentizando sus formas (de la forma estrellada de éste último al paralepípedo), reconvirtiendo la fauna tardogótica en modelos clasicista (desde los grutescos, como hará también en la Escalera Dorada) y, sin perder realismo y detallismo, buscar una síntesis con la idealización renacentista (como podemos ver en el rostro).

Como veremos en posteriores artículos este clasicismo no será su único estilo, y como ocurrirá con otros artistas de la época, practicará también la talla en madera de formas mucho más manieristas que tan bien enlazaron con el mundo gótico y sus devociones, abriendo el camino a Berrruguete (con el que trabajará en el Colegio de los Irlandeses)

 

Vicente Camarasa

23 enero 2014

CRISTO DE LA MISERICORDIA. JOSÉ DE MORA

Filed under: Granada, Imagineros, Viernes Santo — Etiquetas: , , — vicentecamarasa @ 17:42

Ya hablábamos en otra ocasión de José de Mora y su amargura final.

Una de sus obras (maduras) más interesantes y sobrecogedoras es éste Cristo de la Misericordia de Granada, realizado en 1674 para la iglesia de los Clérigos Menores de San Gregorio.

Su potencia expresiva es verdaderamente abrumadora.

Hunde sus raíces en la gran serie de crucificados iniciados por Martínez Montañés y Juan de Mesa que, en la escuela granadina, se continúa (con muchos menos ejemplos) con Alonso Cano y Mena.

De ellos extrae la idealización de la anatomía (unida a su correcta resolución), su postura (que cuelga de la cruz y se lanza literalmente sobre el espectador), la concentración expresiva de su rostro o el paño de pureza que no interrumpe la anatomía por medio de un cordel en su cadera derecha.

A estos caracteres Mora impone su sello característico.

El rostro se afila hasta sus propios límites en pómulos, nariz o entrecejo; incluso el pelo de cabeza y barba se vuelve ralo, casi mísero, acercando su figura a la de cualquier moribundo callejero que pudiera observar el autor en su Granada del XVII.

Por el contrario, los músculos del cuerpo se reblandecen y poco a poco a poco van perdiendo definición. Una carne que lentamente pierde su vigor para convertirse (casi a ojos del espectador) en un amasijo amorfo de lo muerto.

Rematándolo todo su policromía que oscila entre los tonos marfil que lignifican la carne, con otros cárdenos, e incluso verduzcos nos vuelven a hablar de una muerte devastadora que nada respeta, casi como una vanitas.

Realmente resulta sobrecogedor ver procesionar una réplica suya en la procesión de silencio que recorre Granada el Viernes Santo en plena oscuridad.

Vicente Camarasa

« Newer PostsOlder Posts »

El tema WordPress Classic. Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.