Palios

18 junio 2009

Crónica de una Semana Santa “alternativa” (Sábado y Domingo)

Filed under: Domingo de Ramos, Semana Santa, Sevilla — Etiquetas: , — vicentecamarasa @ 17:59

Sábado, 4 de abril de 2009: la víspera

Los Madrileños ya estamos en Atocha con nuestros maletones y cosquillas en el estómago dispuestos a vivir nuestra quinta Semana Santa en Sevilla. La última semana ha sido eterna entre e.mail, consultas a las predicciones metereológicas y recuerdos compartidos con los amigos de Jaén.

Sevilla nos recibe espléndida con un sol radiante y la primavera instalada. Los augurios parecen buenos aunque siempre habrá momentos de tensión que se prevén entorno al Viernes Santo (¿saldrá el Cachorro?).

Al grupo habitual de “semanasanteros” que nos reunimos (Amparo, Teresa y Regina, las amigas sevillanas, la familia del Pumarejo y los Otros Madrileños), le falta nuestro Maestro-Jefe y su amiga Cayetana (los nombres, como es habitual, están cambiados por la redacción) que este año no han podido venir aunque todos sentimos que van a estar con nosotros todo el tiempo: para vosotros está crónica no tan seria de la Semana Santa sevillana.

Para ir entrando en ambiente y que se desperecen los sentidos dormidos durante el invierno, quedamos con Amparo y una amiga suya, a tomar unas tapitas en “ambiente cofrade”: los vídeos de años anteriores en el televisor, las marchas que suenan de fondo y el olor de incienso que flota sobre las croquetas te dicen que ya estamos aquí, que mañana es Domingo de Ramos.

Después hay que hacer la primera visita obligada a la Capilla de los Marineros y a ELLA (lo siento pero como escribo yo este año ELLA será la Trianera y la OTRA la Macarena). Tras una expectante espera, como nos tiene acostumbrados, se abren las puertas de la capilla y allí está deslumbrante con su mirada triste y su media sonrisa… De repente, una niña de unos siete años comienza a cantar una saeta que se quiebra por la emoción y las lágrimas y que arranca una cerrada ovación de todos los que estábamos allí.

 Domingo, 5 de abril de 2009

El Domingo de Ramos amanece con el tañer de las campañas y el canto de los pajaritos que nos han puesto en la ventana del hotel (todo un detalle) y mimetizados con el ambiente, es decir, vestidos de Domingo de Ramos, nos damos el habitual paseo recorriendo algunas iglesias de camino a casa de la familia del Pumarejo que nos ha invitado al tradicional potaje con la ya tradicional “excusa” de ver la cofradía de la Hiniesta.

 

El potaje se convierte en la degustación de delicias culinarias típicas de estas fechas: potaje, bacalao con tomate, garbanzos con espinacas, torrijas, pestiños y… en fin que empezamos a comer a eso de las tres y eran las siete cuando dábamos por finalizada la comida. Aunque entre plato y plato y tras un brindis por el Jefe, al que añoramos, vemos la primera cofradía y la primera imagen que yo tengo asociada a la Semana Santa: el sol haciendo relumbrar el palio de un azul intenso y plata de la Virgen de la Hiniesta, mientras las nubes de incienso se elevan por delante creando ese ambiente que hace que, de repente, no sepas si lo que estas viendo y sintiendo es ¿real? ¿Mágico?

  

 En fin! Hay que seguir que esto no ha hecho más que empezar. Acompañados por parte de la familia del Pumarejo y el amigo Fernando, nos disponemos a demostrar científicamente que “aunque el Amor y la Amargura vayan siempre juntos” se puede ver el Amor sin tener que ver dos veces Amargura. La demostración se hizo: vimos salir de la iglesia del Salvador al Amor y después vimos Amargura cuando salía de la Catedral: ¡Lo conseguimos! Es posible.

Por cierto, la salida de la cofradía del Amor puede ser la foto del día. Estábamos colocados enfrente de la puerta. El silencio se hace en la plaza cuando se oye correr los cerrojos y abrirse las imponentes puertas. Al fondo de la iglesia se entreve el paso del crucificado de Juan de Mesa que avanza lentamente hasta la puerta: ya asoma, ya sale; el silencio emocionado cada vez es más intenso y la emoción contenida acompaña todo su recorrido por la plaza hasta que se pierde por la esquina y podemos respirar con un hondo suspiro. ¡Magnifico!

  

Bueno, hay necesidades humanas que satisfacer antes de ver la última del día: la Virgen de la Estrella regresando a Triana por el puente. Este año, además no hace frío y la espera es muy agradable contemplando la luna y calculando cuando va a ser exactamente llena.

 Amparo Gómez-Rey

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: