Palios

15 abril 2011

COMIENZA LA SEMANA SANTA MÁS TARDÍA

Filed under: Esperanza, Semana Santa, Sevilla — Etiquetas: — vicentecamarasa @ 11:33

Mucho se ha hecho esperar esta semana gloriosa, pero al fin está a punto de llegar.

Mañana, aún sin procesiones, tendremos que ir a ver a Pasión en su besapiés, ver erigirse al Calvario sobre su paso, comer en Casa Ovidio , visitar en su casa a la esperanza de Triana, bella como un amor antiguo.

Y al día siguiente, el domingo más bello del año, como si el mundo acabara de ser inventado; Domingo de Ramos de estreno de trajes e ilusiones mientras visitamos los templos redescubriendo la magia antigua que ha renacido. Hay sonrisas y niños jugando, como corresponde al momento.

Y comenzará entonces el estruendo, el desvarío de la semana del año, tan intensa que vale por uno entero. Garbanzos con bacalao y las maravillosas torrijas en el Pumarejo, ver la Candelaria, reconquistar el Puente de Triana viendo volver a la Estrella.

Desde entonces todo se sucederá, y bien querremos ver a las Penas entrar en su templo, ir al besamanos de Pasión, acompañar al Dulce Nombre o vibrar (como un anticipo de la Madrugá) con los empujes de San Gonzalo, orgulloso en su paso que andará sobre las cabezas.

Y entre todo esto, amigos. La Semana Santa es, sobre todo, amistad en el entorno mágico de la Sevilla refundada sobre sus más profundas esencias. Amigos de la ciudad y otros venidos de cerca y de lejos con el que compartir unos sentimientos imposibles de explicarle a nadie que no los sienta pero que con una sola mirada empañada se desvelan, se comparten con el abrazo más sincero de los que saben el secreto de lo que sucede a ojos del mundo entero pero tú sólo lo sientes.

Sucederá esto y esperas, bacalao, manzanilla, visitas al Buen Fin y la luna que irá creciendo anunciando que ya llega, que está a punto la noche de los dones en donde todo se revelará. Una noche de Silencio, Gran Poder y Esperanzas. Entre el dolor y la primavera; entre el sobrecogimiento y la alegría inconcebible de lo que un día fue un trozo de madera y hoy se mece entre bambalinas  mientras el sol sale pero la noche se mantiene en nuestros pechos, desbordados de emociones, incapaces de explicarse cómo ha podido suceder otra vez el milagro que, de sabido, siempre es distinto.

Sólo eso, ¿parece poco?

Vicente Camarasa

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: