Palios

15 abril 2015

TRENTO Y SAN IGNACIO DE LOYOLA EN EL ARTE BARROCO (1). LA PENITENCIA EXTERNA

Filed under: ICONOGRAFÍA — Etiquetas: — vicentecamarasa @ 17:06

San Jerónimo. Torrigiano

[86] Lo que paresce más cómodo y más seguro de la penitencia es, que el dolor sea sensible en las carnes, y que no entre dentro en los huesos de manera que dé dolor y no enfermedad; por lo qual paresce que es más conveniente lastimarse con cuerdas delgadas, que dan dolor de fuera, que no de otra manera que cause dentro enfermedad que sea notable.

[87] 1ª nota. La primera nota es que las penitencias externas principalmente se hacen por tres effectos: el primero, por satisfación de los peccados passados; 2º por vencer a sí mesmo, es a saber, para que la sensualidad obedezca a la razón y todas partes inferiores estén más subiectas a las superiores; 3º para buscar y hallar alguna gracia o don que la persona quiere y desea, ansí como si desea haber interna contrición de sus pecados, o llorar mucho sobre ellos, o sobre las penas y dolores que Christo nuestro Señor passaba en su passión, o por solución de alguna dubitación en que la persona se halla.

Ejercicios Espitituales. San Ignacio de Loyola.

Practicada desde antiguo, la penitencia corporal sufre un nuevo empuje con los ejercicios espirituales de San Ignacio, tal y como se puede observar en el texto precedente.

No nos debe por tanto extrañar la popularidad que suponen tales temas en la pintura y escultura tardomanierista y barroca, con la revitalización de figuras como la de San Jerónimo, perfecto ejemplo de eremita que huye al desierto y maltrata sus carnes con ayunos, falta de comodidades y penitencias extremas, como la de golpearse el pecho con una piedra hasta hacerse sangrar.

San Jerónimo. Martínez Montañés

Este momento trágico es normalmente elegido por los escultores del XVI-XVII, acompañando al tormento con la presencia de una cruz que mira fijamente, anudando el dolor a la fe frente al cuerpo y sus deseos, siendo (como tantas veces repetirá Trento) un perfecto ejemplo a seguir por parte de los fieles. Una verdadera educación (religiosa y moral) a través del ejemplo que nos dan las imágenes.

Cristo atado a la columna. Gregorio Fernández

Esta idea de la penitencia y su práctica extiende a la figura de Cristo y el auge de sus imágenes pasionarias, en donde son “celebrados” todos los signos de azotes (como los Ecce Homo o los Cristos de la Paciencia), las caídas en su camino al Calvario o la propia imagen del Crucificado, sus rastros de sangre, heridas de clavos y lanzada…

Ecce Homo. Pedro de Mena

.

.

TODOS NUESTROS POST SOBRE EL ARTE DE LA CONTRARREFORMA

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: