Palios

11 enero 2020

Análisis y comentario del MATRIMONIO ARNOLFINI

Filed under: General — Etiquetas: — vicentecamarasa @ 9:29

Esta obra se titula el Matrimonio Arnolfini y está realizada por el gran pintor Jan Van Eyck. Este autor es perteneciente a la pintura primitiva flamenca, desarrollada durante el siglo XV y XVI

La obra no tiene un tema en concreto, sino que se van descubriendo diferentes según las distintas iconografías.

Es un retrato de Giovanni Arnolfini, quien fue un mercader, junto a su esposa. En la pintura se representa el momento en el que están contrayendo matrimonio. Como podemos observar por sus ropajes y el detalle, bastante indiferente pero importante, de las naranjas localizadas bajo la ventana, la pareja goza de una buena economía. Lo que hacen que esto se perciba es la minuciosidad con la que están tratados los objetos.

El Matrimonio Arnolfini es un óleo sobre tabla.

En esta época se comenzara a utilizar esta técnica, que utiliza como aglutinante el aceite, que hace que la obra tenga un acabado brillante. Además, esta permite corregir lo ya pintado y crear transparencias añadiendo una mayor cantidad de aceite al pigmento. La gran ventaja de esta técnica es su acabado suelto y fino, además de poder trabajar con lentitud, cosa que el fresco no permitía.

Su composición es simétrica, algo bastante característico del pintor. La obra da una sensación de estaticidad a pesar de las manos juntas del matrimonio, a como la esposa se toca la barriga o como el propio Arnolfini levanta la mano. La línea que predomina es la vertical, y se crea una especie de gran óvalo central en torno al espejo.

Se trata de una composición tectónica.

Hay un predominio de la línea sobre el color.

La línea es fina y curva, creando un dibujo nervioso y detallista. Los colores son tanto fríos (verde del vestido de la dama) como cálidos (rojo de la cama, pardos), saturados, realistas y volumétricos gracias al claroscuro

Hay un interés claro por la luz con la representación de la ventana y un predominio de claroscuros, lo que busca un mayor realismo, reflejado en las sombras que se crean en el suelo por las figuras como las patas traseras del perro o la esquina del mueble en el que se encuentran las naranjas.

Con esta luz y su forma de incidir en los distintos objetos también se crean texturas, dando más realismo a la pintura.

El espacio interesa, aunque resulta aún un poco alzado.

Es muy importante para su creación la aparición del espejo que multiplica la estancia e, incluso, entraría en el lugar físico en donde se encontraría el espectador.

Las figuras son realistas, tanto que en el espejo del fondo podemos ver reflejados al propio pintor y a la persona que oficia el matrimonio. El canon de estas es realista, pues no quieren deformar la realidad, sino mostrar lo que aparece. Sus posiciones son totalmente estáticas y poco expresivas.

COMENTARIO.

Como es evidente por todas las características vistas esta obra pertenece a los primitivos flamencos, en concreto a Van Eyck.

En estos pintores (Flandes siglos XV y XVI) es sumamente importante la aparición de nuevos comitentes, especialmente burgueses muy acomodados que buscan en sus retratos una representación de su poder económico. Por ello, trata los objetos con minuciosidad, intentando representar con ellos el alto status social de los retratados. Sin embargo, el pintor da otros mensajes con los diferentes objetos, creando iconografía a través de ellos.

En primer lugar los atuendos que llevan puestos los personajes es otra de las fuentes para conocer el estilo de vida del matrimonio. La mujer lleva un vestido largo que en la época requería de una manipulación bastante costosa.

El espejo al fondo de la imagen es muy relevante, pues es uno de los objetos más complejos y detallistas de la obra. En él podemos ver el espacio desde atrás, además de estar reflejado el mismo pintor (lo cual será adoptado por Velázquez mas tarde en Las Meninas), según unas fuentes, y el hombre que oficiaba la unión matrimonial. Además, el espejo consta de diez circunferencias más pequeñas que el propio espejo en el que se representa la vida de Cristo: las cuatro de vida, las cuatro de la muerte y la resurrección, siendo el punto medio la crucifixión. Esto dota a la pintura de un carácter religioso. Sobre el espejo, algo realmente innovador, está la firma del propio pintor.

El candelabro con una sola vela encendida simboliza también a Dios. El perro entre el matrimonio indica bienestar y fidelidad.

Aunque parezca que la mujer está embarazada, lo que en realidad hace es recogerse el vestido. Sin embargo, la pose y como el vestido está arrugado quiere crear la sensación de fertilidad. Los zuecos, junto a Arnolfini y al fondo de la pintura, simbolizan la casa y la vida familiar. Las naranjas son símbolo de riqueza, ya que esta fruta era importada desde el sur y resultaba muy cara. La figura monstruosa tallada en la silla tras las manos cruzadas de ellos simboliza un mal augurio. La imagen de santa Margarita de Antioquia, patrona de las embarazadas y de los alumbramientos.

 

Realizado por

Bogdana Iskrenova (2º Bach. IES Los Olivos en Mejorada del Campo)

Deja un comentario »

No hay comentarios aún.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: