Palios

22 marzo 2017

CRISTO YACENTE DE SÁNCHEZ BARBA

Filed under: General, Imagineros — Etiquetas: — vicentecamarasa @ 10:40

La figura de Sánchez Barba ha quedado un tanto desvirtuada por la desaparición de muchas de sus obras (San Isidro, Carmen Calzado…) quedando muy pocas obras autógrafas propias.

Tras su reciente restauración, hoy queremos alabar esta magnífica talla que se realizara para la iglesia de San José que, según contrato, debía vincularse formalmente a la que ya poseía la Compañía de Jesús de Gregorio Fernández en la sede de los Jesuitas.

Precisamente encontramos en ella claros ecos del maestro, aunque realmente, si nos fijamos un poco, podremos ver  cuánto se acerca su estilo al de Pereira, también activo en Madrid.

El canon alargado y clásico o un gusto bastante menor por lo macabro nos hablan del portugués con el que tantas veces compitió en encargos completos (habría que recordar que Sánchez Barba se había criado en una familia muy vinculada con la corte, con Herrera Barnuevo como principal ejemplo, trabajando para el Buen Retiro o San Isidro)

FOTOGALERÍA ENLAZADA DE PEREIRA Y SÁNCHEZ BARBA

7 marzo 2017

CRISTO DE LOS DOCTRINOS O LOS ESTUDIANTES

Filed under: Imagineros — Etiquetas: , — vicentecamarasa @ 10:53

Domingo Beltrán es un insigne desconocido dentro del panorama de nuestro renacimiento.

Jesuita (vitoriano pero nacido para la orden en Alcalá) que viajó (como monje pero también como imaginero) a diversas localidades españolas (Murcia, Medina del Campo, Toledo, Madrid…), estando documentado su viaje a Italia (entre 1578-80).

Pocas obras nos quedan de él, y quizás una de las más interesante sea este Cristo de los Doctrinos (sito en la ermita del mismo nombre de Alcalá de Henares), realizado en torno a 1590 en madera de satin y postizos de ébano.

Ambos materiales son duros y oscuros, lo que permitió que no se realizara policromía.

Su estructura rígida nos habla del clasicismo, aunque profundamente teñido por el romanismo miguelangelesco de tono manierista en la portentosa anatomía (especialmente en la zona de los hombros) que se alarga desmesuradamente según descendemos por su tronco y piernas, recordando modelos miguelangelescos, como algunos Cristos de sus Piedades finales o su Entierro

 

DE TURISMO POR ALCALÁ DE HENARES

10 noviembre 2016

SAN JOSÉ Y EL NIÑO. SALVADOR CARMONA

Filed under: Imagineros — Etiquetas: — vicentecamarasa @ 10:45

Esta magnífica escultura procedente de la iglesia de San José de Madrid, encargada por el duque de Frías, resulta perfecta para ver cómo la devoción a San José que iniciara Santa Teresa de Jesús va mutando en el mundo rococó y, al igual que sucede en Murillo, se pierde la dignidad y terribilitá del siglo anterior para incidir en la dulzura y el acercamiento sentimental a un espectador que quiere ver una realidad más embellecida.

Esto es bien visible tanto en la anatomía del Niño Jesús (comprárese con el de Martínez Montañés) como en el dulce enlace que establece San José con él a través de una suave mirada al que el Niño responde con el gesto de su mano

La delicadeza se continúa en el policromado de la obra (especialmente los mantos, de suaves colores pastel) y la forma en huso de toda la composición que bien podrían estar inspiradas en las obras de un autor que, un siglo antes, anticipó este mundo ideal, Alonso Cano.

 

SALVADOR CARMONA. FOTOGALERÍA ENLAZADA

29 agosto 2016

NATIVIDAD. JUAN DE JUNI

Filed under: castilla león, Imagineros — Etiquetas: , — vicentecamarasa @ 6:18

Situada en una de las paredes del claustro de San Marcos de León, resulta una obra poco conocida por el gran público que tiene, además, la particularidad de estar realizada en piedra (frente a su tradicional talla en madera) y con unos modos espectacularmente italianos)

Destaca ya por su concepción, un tondo compuesto de elementos arquitectónicos y vegetales dentro del cual se introduce, sin ningún tipo de violencia visual, una composición rectangular.

Dentro de ella se nos muestra a San José, la Virgen y el Niño en un altísimo relieve, lamentablemente muy mutilado en algunas partes, con figuras serpentinatas tan típicas de su estilo y un notable juego de paños.

Sin embargo, la parte más excepcional es la asombrosa perspectiva de edificios clasicista que constituye en el punto focal, creada a través de bajos relieves y un rehundimiento de la zona central.

No tengo ningún documento que lo avale, pero su estructura me recuerda mucho a los modos venecianos de la segunda mitad del XVI (Teatro Olímpico de Palladio, Tintoretto en su traslado del cuerpo de San Marcos) y agradecería cualquier dato que pudiera confirmar o desmentirlo.

 

FOTOGALERÍA ENLAZADA DE JUAN DE JUNI

31 mayo 2016

EL CRISTO DE LA LUZ. GREGORIO FERNÁNDEZ

Filed under: castilla león, Imagineros — Etiquetas: , , , — vicentecamarasa @ 20:04

Particularmente me parece el mejor crucificado del imaginero.

Se trata de una obra tardía (hacia 1630) en el que la anatomía de Cristo (igual que sucede con sus Cristos Yacentes) se ha afilado, marcándose cada vez más su osamenta mientras la piel se ha vuelto más macilenta y los regueros de sangre crecido.

Todo el dramatismo se redobla con la multiplicidad de postizos (ojos de cristal, heridas de corcho, marfil para los dientes, asta para las uñas) y la anatomía ha perdido cualquier rasgo de belleza para acentuar lo patético (su tórax y vientre llega a una intensidad pocas veces conseguida, así como el verdadero feísmo del rostro que sólo volveremos a encontrar en Mora)

Aunque no conocemos exactamente su comitente, sabemos que estuvo desde su inicio en la capilla de los Deza, en San Benito, aunque en la actualidad se encuentra en el zaguán del Colegio de Santa Cruz.

Una magnífica colección fotográfica

 

FOTOGALERÍA ENLAZADA DEL IMAGINERO

16 mayo 2016

EL RESUCITADO DE POZOBLANCO. ROMERO ZAFRA

Filed under: Imagineros — Etiquetas: — vicentecamarasa @ 14:18

Ya pudimos verla en las Edades del Hombre de Ávila, y nos impresionó. Sin embargo nada comparable a verla in situ en la parroquia de Pozoblanco.

Allí, situada a una mayor altura, su efecto es verdaderamente prodigioso, aunque se pierda la anatomía de su magnífica espalda.

Y no es sólo su magnífico contraposto de sus piernas que se continúa en sus brazos (una verdadera fórmula clásica), ni su estructura de brazos que abre un aspa que nos puede recordar a San Longinos de Bernini, ni la espectacular musculatura miguelangelesca que desborda la figura, como si nos encontráramos en su Juicio Final.

Todo ello es maravilloso, pero la mayor genialidad de la obra es su brazo adelantado.

Con una nueva potencia muscular que se deshace en suavidad al llegar a su palma abierta, la escultura se comunica así con el espectador, le bendice y le llena de una energía extraña, llenándole de paz, como si todo su poder se metamorfoseara en dulzura, perdón y aterciopelado sentimiento de protección.

Esta diagonal que, como decíamos, abre la escultura hacia el exterior, se completa con su rostro. La mirada del espectador trepa por el brazo y llena a sus ojos claros, regocijándose en ellos como un bálsamo.

Son pozos verdosos en medio de un rostro lacerado y anguloso que nos recuerda su anterior pasión, de recuerdos de Ortega Bru en su barba y melena.

 

Cuando uno consigue librarse del hechizo de esa mirada, casi de forma mágica, volverá de nuevo a su cuerpo hercúleo (la potencia de la divinidad), a sus paños movidos por el viento en la mejor tradición de la imaginería andaluza (de Mesa al Cachorro) y comprobará, con cierto pasmo, cómo toda esta fuerza se convierte en ternura en su mano y su cara, consiguiendo representar lo divino y a la vez lo humano, lo poderoso y lo tierno… Una verdadera grandeza sin perder la sutileza.

Verdaderamente, una de las obras mayores de Romero Zafra

 

TODOS NUESTROS POST SOBRE ROMERO ZAFRA

.

TODOS NUESTROS POST SOBRE LOS PEDROCHES

18 abril 2016

LOS CRISTOS YACENTES DE GREGORIO FERNÁNDEZ

Filed under: castilla león, Imagineros — Etiquetas: , , — vicentecamarasa @ 15:43

Gregorio Fernández. Museo de Valladolid

De todas las tipologías que creó el maestro (cabeza de la escuela castellana), acaso sea ésta la que más popularidad tuvo y, por lo tanto, la que más obras generó (tanto propias como de taller o ya de simple seguidores)

Gregorio Fernández. Museo de Valladolid

Evidentemente esta tipología era perfecta para el estilo castellano y su interés (tan barroco) por mostrar con toda crudeza todo el sufrimiento de Cristo, convirtiendo su cuerpo en un verdadero “campo de batalla” en el que ir siguiendo todos los episodios de la Pasión (corona de espinas en su cabeza, latigazos en su cuerpo cuando es flagelado, rodillas magulladas por sus caídas camino al monte Calvario, heridas de pies y manos de su crucifixión, herida del costado provocada por la lanzada…), buscando una vertiente mucho más expresiva (heredera de Juan de Juni o Berruguete) frente a la escuela andaluza que intenta embellecer la realidad y no regodearse en el dolor con la misma intensidad (como se puede observar en este Cristo Yacente de Juan de Mesa)

Cristo Yacente de Juan de Mesa

La sangre corre así abundantemente por su anatomía, que aún tiene recuerdos manieristas en su canon esbelto pero es plenamente barroca en su intenso realismo que busca, como ya veíamos aquí, un típico interés contrarreformista: hacer sentir al fiel de forma sensorial el dolor de Cristo que muere por los hombres (sentimiento que se potenciará a través de su exposición pública en las procesiones en donde el mensaje de la iglesia se expande hacia el exterior de los templos y toma las calles, tal y como se explicó aquí)

Gregorio Fernández. Museo de Valladolid

(Hay que recordar que la muerte, y no sólo la de Cristo, es uno de los temas habituales del barroco como ya hemos analizado en las vanitas, pues este estilo mantiene una curiosa contradicción entre vida y muerte (Eros y Thanatos) que a la vez que magnifica la vida llena de sensualidad (como ocurre en Rubens o en numerosas ocasiones en Caravaggio), carga las tintas sobre la brevedad de esa misma vida, como vimos en Valdés Leal)

.

 Piedad. Gregorio Fernández (Obra comentada)

Como es habitual en su estilo se utilizan los paños duros de quebrados pliegues (herencia de los primitivos flamencos) así como las encarnaciones (aunque los estofados son cada vez menores, restringiéndose a motivos secundarios, como la almohada) y los postizos (asta para los dientes, ojos de cristal, cueros y resinas para realizar las heridas más profundas…); todo tallado sobre madera.

Cristo Yacente Museo de Valladolid.

Ambas imágenes cortesía de Carmen González Trapote

También habitual en nuestro siglo XVII no encontraremos un movimiento tan barroco como veíamos en Italia (basta comparar con Bernini), aunque , y pese a la limitación del tema, el imaginero intentará un movimiento de piernas que unido a los múltiples pliegues del sudario o el paño de pureza, intenta dar una mayor movilidad.

Gregorio Fernández. Museo de Valladolid

Como decíamos, el tema tuvo tanto éxito que el maestro lo repitió múltiples veces, unas de forma íntegra (Museo de Valladolid, iglesia de San Miguel de Valladolid, El Pardo, Catedral de Segovia) y  otras con colaboración del taller (San Pablo).

Gregorio Fernández. Iglesia San Miguel. Valladolid

Cortesía de Carmen Gomzález Trapote

Cristo Yacente. Gregorio Fernández y Taller. San Pablo. Valladolid

Incluso tras su muerte se seguiría repitiendo el tema, ya de forma anónima, ya de sus colaboradores, como el propio Sánchez Barba.

Taller de Gregorio Fernández. San Pablo. Valladolid.

Como puede verse en el costado, la llaga de la lanzada puede quitarse. Habitualmente servía como custodia para la Santa Forma en determinadas celebraciones siguiendo el modelo creado por Becerra para las Descalzas Reales

Sánchez Barba. Cristo Yacente. Iglesia del Carmen. Madrid

 

FOTOGALERÍA ENLAZADA DE GREGORIO FERNÁNDEZ

30 marzo 2016

LA ÚLTIMA VIVIENDA Y EL ENTERRAMIENTO DE LUISA ROLDÁN (LA ROLDANA) EN MADRID

Filed under: Imagineros, Madrid — Etiquetas: , — vicentecamarasa @ 17:37

Iglesia de San Andrés. Madrid

Buceando en internet he encontrado este maravilloso artículo en el que se estudia (según los documentos conservados) la última vivienda de la famosa imaginera barroca (calle del Gato, actual San Buenaventura, marcada con un círculo azul) y su lugar de enterramiento, la capilla de San Andrés (marcada con un cuadrado), lamentablemente reconstruida tras su destrucción en la Guerra Civil

Merece la pena leerlo en profundidad

 

TODOS NUESTROS POST SOBRE LA ROLDANA

16 marzo 2016

EL CIRINEO DE RUIZ GIJÓN

Filed under: Imagineros, Sevilla — Etiquetas: , — vicentecamarasa @ 17:52

La presencia monumental del Cachorro oscurece el resto de la obra de Ruiz Gijón, imaginero que dominó el final del siglo XVII.

Otra de sus grandes obras maestras es el Cirineo de San Isidoro, una figura en la que se une una potencia muscular extrema unida a un gran naturalismo que hace de él  un hombre de la calle, un voluntario casi tomado al azar en medio de una procesión del siglo de Oro.

De policromía sin estofado, merece la pena retener tanto su rostro como el modelado de sus brazos, casi miguelangelesco (y que tiene una evidente conexión con Martínez Montañés)

3 marzo 2016

LA ROLDANA. LA VIRGEN PEREGRINA

Filed under: Imagineros — Etiquetas: — vicentecamarasa @ 17:46

En medio de una arquitectura mudéjar de Sahagún se encuentra esta bella talla barroca de la más insignes de nuestras imagineras, Luisa Roldán (La Roldana). 1687

Se trata de una escultura de candelero o de vestir (sólo tallados los brazos y cara, además del Niño) a la que se viste según las distintas celebraciones (con todas las joyas donadas por sus fieles devotos).

Su historia es particular.

El padre Salmerón, visitador general franciscano en Andalucía, hizo un viaje en 1687 acompañado por fray Antonio González (guardián del convento de San Francisco en Sahagún) y fray Felipe (secretario del seminario), visitando el taller de Pedro Roldán en Sevilla.

Allí encontraron la cara ya realizada por su hija y, gracias a la donación de un rico comerciante, fue comprada para el convento franciscano de la villa (para luego ser traslada a su lugar actual)

Aunque ahora vestida de reina, su iconografía entronca con la de la Divina Pastora, con el pelo suelto, pendientes y belleza más terrenal que celestial

FOTOGALERÍA ENLAZADA DE LA ROLDANA

 

Older Posts »

Blog de WordPress.com.