Palios

4 mayo 2012

DOS MARTÍNEZ MONTAÑÉS EN SANTA PAULA. SEVILLA

Filed under: Imagineros, Martínez Montañés, Sevilla — Etiquetas: , — vicentecamarasa @ 17:17

El monasterio de Santa Paula en Sevilla es un rincón secreto de esta ciudad llena de secretos.

Un lugar maravilloso de portada y techumbre mudéjar, de excelentes escaparates barrocos, de gelatinas de ensueño, en la zona norte de la ciudad.

En su iglesia, que ha quedado parada en el tiempo, anclada en un barroco exhuberante del que hay me gustaría rescatar dos altares, en los muros laterales de las naves, que comparten algo muy especial: las imágenes de sus titulares son obra de Martínez Mntañés.

Ambas pertenecen a los últimos años del maestro y revelan su exquisitez en anatomía y su suave melancolía.

El primero se ubica en un retablo diseñado por  Felipe de Rivas (1637), aquien también se  debe Santa Ana y Santa Isabel (flanqueándolo) y el espléndido Bautismo superior.

 El segundo retablo es obra de Alonso Cano y el San Juan Evangelista, de nuevo obra de Montañés, acaso aún más exquisito que el anterior.

UNA FOTOGALERÍA ENLAZADA DE MARTÍNEZ MONTAÑÉS

Anuncios

14 marzo 2012

SAN CRISTÓBAL. MARTÍNEZ MONTAÑÉS

Filed under: Imagineros, Martínez Montañés, Sevilla — Etiquetas: , , , — vicentecamarasa @ 18:01

La obra, más que por su ejecución, es verdaderamente notable por ser una de las primeras de artista adjudicadas con seguridad.

Tallada en 1597 se encuentra en la actualidad en el Salvador de Sevilla.

23951604703_4bd1748610_k

Representa al famoso Cristobalón, figura apócrifa que ayudaba a los viajeros a vadear el río y se encuentra con el Niño Jesús con un peso increible (“Llevo encima mío todos los pecados del mundo”)

Su estilo nos muestra ya una madurez naturalista que le aleja  del manierismo (una rotundidad que se contendrá en futuras obras, en donde buscará una mayor depuración formal y culto a la belleza)

24283096970_dfff1187af_k

Por otra parte destaca la enorme musculatura, de raigambre miguelangelesca.

24283017670_2b7199a722_k

24470082332_d0594a385f_k

El Niño Jesús parece obra del taller.

 

UNA FOTOGALERÍA enlazada DEL ESCULTOR

 

Vicente Camarasa

9 marzo 2012

EL RETABLO DE SAN JUAN BAUTISTA EN LA ANUNCIÓN DE SEVILLA. MARTÍNEZ MONTAÑES

Filed under: Imagineros, Martínez Montañés, Sevilla — Etiquetas: , , , , — vicentecamarasa @ 18:20

En el lado derecho de esta iglesia que fuera de la compañía encontramos un pequeño retablo, habitualmente desconocido pese a ser obra de Martínez Montañés

En su origen se creó para el convento del Socorro en 1622

De pequeñas dimensiones, tanto las tablas como el diseño global pertenece al maestro .

Bajo un amplio arco se ordena en pisos sostenidos por hermosas columnas estriadas y con aletones sin función a la manera manierista de la época.

Las tablas desarrollan algunas escenas de la vida del Bautista 8que tantas veces volverá a la gubia del autor, como en Santa Clara o San Leandro)

El estilo es nervioso (aunque sin perder su típico clasicismo), dibujístico y de línea quebrada, con ciertos recuerdos a una obra anterior, la del convento de Santiponce

 

UNA FOTOGALERÍA enlazada DEL ESCULTOR

 

7 julio 2011

LA ESCULTURA DE LOS CUATRO GENIOS. LA ESTATUA ECUESTRE DE FELIPE IV

Filed under: Madrid, Martínez Montañés — Etiquetas: , , — vicentecamarasa @ 10:38

Tan magnífica como legendaria, símbolo del poder real barroco (con su típica iconografía) situada, en su origen, en los jardines del Buen Retiro.

En su creación colaboraron, casi sin verse, cuatro de los grandes genios del XVII.

El primero fue Martínez Montañés, que hizo un barro sobre la cabeza del rey y Velázquez lo retrató en tal empeño.

Velázquez. Retrato de Martínez Montañés

Pero Velázquez hizo algo más, y pintó un retrato ecuestre del rey (ahora en el Palazzo Pitti) que sirviera de modelo al escultor que nunca pisó España, Pietro Tacca (también obra suya el Felipe III ecuestre en la Plaza Mayor), fundidor tardorrenancentista en la obra anterior y plenamente barroco en esta de Felipe IV, con su gran diagonal que la proyecta hacia el espectador.

 Tomado de http://es.wikipedia.org/wiki/Felipe_IV_a_caballo

 

Precisamente esta diagonal obligó a intervenir al último genio: Galileo. Él realizó los cálculos para su estabilidad, siendo hueca su parte superior y mucho más pesada las patas traseras. (Este hueco, como se descubrió en una reciente restauración, fue un verdadero cementerio de gorriones, que entraban por la boca para no poder salir más, y su piar angustioso hacía “hablar al caballo” que durante años se consideró endemoniado)

Y a todo esto, unido en una obra realmente maestra, detalles que a veces son imperceptibles desde la altura, como el magnífico realismo del caballo

O el calado de sus vestiduras al viento, esos magníficos calados provenientes de Holanda, la gran enemiga

LA OBRA ANALIZADA

Imágenes y texto

Vicente Camarasa

20 julio 2010

LOS SANTOS JESUÍTAS DE MARTÍNEZ MONTAÑÉS. LA ANUNCIACIÓN. SEVILLA

Filed under: Imagineros, Martínez Montañés, Sevilla — Etiquetas: , , — vicentecamarasa @ 9:13

En esta iglesia sevillana, junto a las famosas setas, se acumula un patrimonio ingente de imaginería. Hoy sólo comentaré dos de sus grandes tallas, exentas, colocadas a ambos lados del retablo mayor.

Su autor, Martínez Montañés, realizó dos obras claves para toda la futura iconografía jesuita (orden a la que pertenece la iglesia). La primera de ellas se dedicó al fundador y fue realizada hacia 1610.

San Ignacio aparece como una escultura de técnica mixta de cuerpo realizado a través de telas encoladas y talla en manos y cabeza. Al igual que muchas de sus obras fue exquisitamente policromada por Pacheco (el suegro de Velázquez) con su técnica mate que pretendía una mayor veracidad.

La segunda de las esculturas fue encargada 15 años después y en ella podemos ver la espectacular evolución que tuvo el maestro. Su realismo llega a extremos inverosímiles en manos y rostro (fijaros en las venas de su sien).

Pero también es increíble la penetración psicológica. Montañés realiza toda una profunda meditación sobre la muerte y las vanidades del mundo (vanitas) en esa mirada que mira sin ver una calavera que (en la actualidad) ya no se encuentra en sus manos.

Es la representación esencial de ese nuevo espíritu de renuncia a las vanidades del mundo que tan bien ejemplifica san Francisco de Borja que pronunció su famosa frase (nunca más serviré a señor que pueda morir) tras la terrible experiencia de ver los despojos de la emperatriz Isabel, esposa de Carlos V, a los que  acompañó hasta Granada. Tras dicha experiencia renunciará al mundo siendo el tercer padre general de la Orden

UNA FOTOGALERÍA ENLAZADA DEL IMAGINERO

Textos e imágenes

Vicente Camarasa

11 enero 2010

PASIÓN DE MARTÍNEZ MONTAÑÉS

Filed under: Imagineros, Martínez Montañés, Semana Santa, Sevilla — Etiquetas: , , , , — vicentecamarasa @ 19:46

Es la única imagen sevillana que procesiona en la actualidad del maestro. Pero ya con eso es suficiente, pues su fuerza es tal, que sólo con verla una vez ya no se puede olvidar.

Se cuenta que era tal el orgullo que tenía Martínez Montañés que cada jueves santo tenía una silla reservada ante la puerta de la iglesia para verla pasar en su estación de penitencia. Dicen también que sus costaleros la giraban ante el autor y le hacían una reverencia.

Algo semejante sigue ocurriendo hoy (pero sin reverencia) cuando sale de la Iglesia del Salvador y pasa junto a la escultura que tiene el imaginero en la misma plaza.

La figura es de vestir, con brazos y piernas tallados sólo en las partes visibles mientras que los antebrazos o el resto del torso simplemente están desbastados. Los hombros y codos se encuentran articulados para que la escultura pueda moverlos, colocándolos en torno a la cruz para procesionar o delante del vientre para su exposición en el altar, sirviendo así para distintos usos. (Como es típico en el barroco la imagen se convierte en el centro de toda una serie de ceremonias en las que el espectador participa activamente)

Su posición en suave diagonal (y con la pierna de atrás apenas apoyada) hay que entenderla de forma procesional, dándole un sentido de suave avance.

La obra se data en la segunda década del XVII y resulta todo un portento de realismo.

Tomando un canon ensanchado y musculoso (mucho más barroco que sus cánones manieristas empleados en otras obras, como el Cristo de la Catedral o de los Cálices), el imaginario trata brazos y piernas con un detalle anatómico extremo.

.

En cuanto a la cabeza, poderosa y con el típico pelo mojado que retomará Juan de Mesa, nos sitúa al autor entre el renacimiento idealizado y el realismo barroco (se puede comparar con el Gran Poder de su discípulo Juan de Mesa y veremos como éste ya se ha decantado por el realismo expresionista típicamente barroco). Martínez Montañés prefiere la majestad ante el sufrimiento, en las antípodas de Gregorio Fernández.

La expresión (entre abatida y bondadosa) cambia según nos movamos en torno suyo, volviendo a la idea barroca de la participación del espectador y su empatía con la imagen.

Para saber más

UNA FOTOGALERÍA ENLAZADA DEL IMAGINERO

http://www.hermandaddepasion.org/imagenestitulares/pasion.htm

Para ver muchas imágenes de Martínez Montañés

http://www.foroxerbar.com/viewtopic.php?t=4640

Vicente Camarasa

« Newer Posts

Blog de WordPress.com.