Palios

15 septiembre 2017

SUBIDA AL MONTE CARMELO. UN ESQUEMA PARA EL MÍSTICO

Filed under: General — Etiquetas: — vicentecamarasa @ 8:18

Las experiencias místicas de San Juan de la Cruz tuvieron siempre otro lado de la moneda: su comunicación y explicación.

Ya fuera a través de poemas (mucho más sugerentes en su oscuridad), ya en tratados teológicos realizados sobre los propios poemas (Noche Oscura del Alma, Llama de amor viva) que intentaban racionalizar la experiencia, justificarla con múltiples citas bíblicas (Cantar de los Cantares, historias de Job, David o Elías), advirtiendo de los falsos caminos y los obstáculos que se encontraría el practicante.

Dentro de esta última modalidad se encuentra esta curiosa imagen, habitualmente llamada Subida al Monte Carmelo o Monte de Perfección: grabado sobre un autógrafo del propio santo, que de joven tuvo aprendizaje artístico, y a menudo gustó de tallar pequeñas figuras de Cristo o realizar esbozos de sus visiones (el famoso Cristo de San Juan de la Cruz)

Es un verdadero mapa conceptual que seguía las ideas de sus pequeñas comunicaciones a las monjas iniciadas en el Convento de la Encarnación de Ávila.

Fue realizado en su estancia en Beas, posiblemente dedicado a una monja (Ana de Jesús) que entonces se iniciaba en la mística.

Se trata de los tres caminos que intentan subir hacia la iluminación, siendo falsos los laterales y verdadero el central.

Casi como un juego de la oca  en donde las respectivas casillas se titulan como breves instrucciones.

Los caminos laterales (los imperfectos) nos plantean las siguientes estaciones, tanto de bienes celestiales como mundanos:

Saber, consuelo, gozos, seguridad, gloria

Descanso, ciencia, honra, libertad, gusto

Que rápidamente se niegan con:

Ni eso, ni eso, ni eso, ni eso, ni eso, ni eso.

Y se terminan con esta conclusión colocada en las lindes del propio camino:

Cuando más lo procuraba, menos me hallé.

Por el contrario, el central, ese camino estrecho, se acompaña por las siguientes sentencias:

Senda del Monte Carmelo: espíritu de perfección.

Nada, nada, nada, nada, nada y, en el monte, nada.

Ya por aquí no hay camino, porque para el justo no hay ley; él para sí es ley.

Sólo mora en este monte, honra y gloria de Dios… No me da gloria nada… No me da pena nada.

A los que se añaden los dones del espíritu Santo

Se trata del esquema básico de uno de los conceptos fundamentales de la mística del santo: la nada.

Frente al mundo, San Juan propone el despojamiento, la renuncia, el control de los apetitos y deseos que vacía el alma del mundo y la subjetividad (la llamada Noche Oscura del Alma) para su limpieza y apertura a la divinidad que posteriormente lo llenará de Todo

Un camino en donde la ascética precede a la mística, un largo trabajo sin descanso en donde se han de abandonar la voluntad pero también las potencias intelectivas, como resume en la parte baja:

Para venir a gustarlo todo,
no quieras tener gusto en nada.
Para venir a saberlo todo,
no quieras saber algo en nada.
Para venir a poseerlo todo,
no quieras poseer algo en nada.
Para venir a serlo todo,
no quieras ser algo en nada.

Para saber más

 

TODOS NUESTROS POST SOBRE SAN JUAN DE LA CRUZ

Anuncios

Blog de WordPress.com.