Palios

13 junio 2009

A la Esperanza de Triana

Filed under: Esperanza, Poemas, Sevilla — Etiquetas: , , , — vicentecamarasa @ 16:11

 

El primer rayo de sol alumbra

Tu afligido rostro, Madre nuestra

Y siembra en tu manto verde dorado

Brillantes matices de primavera.

El Sol saliente te corona

Con un abanico de rayos

Está nevando

Pétalos de azahar

Vuelve la Esperanza, vuelve

Estando la ciudad todavía en sombra

 

¿Habrá pasado la pesadilla nocturna?

¿Serán reales esas sombras

Que allá traen clavos y martillo?

Tu hijo está llegando

A la cima de Gólgota

Silencio. Sale el sol:

Un río torrencial de luz inunda

Las calles y murallas de Jerusalén

Como un canto poderoso a la Vida

Vuelva tu sonrisa vuelva

Esperanza que vas despejando

La bóveda cerúlea.

 

No. No pueden ser verdad

Esas sombras funestas, desalmadas

Que allá traen lanzas y escalera…

Tu hijo ha llegado al Calvario

Aquí se cierra el ciclo de todos los tiempos.

Texto : Berthold Volberg

Foto Vicente Camarasa

El Silencio . El Camino de todas las Sombras

Filed under: El Silencio, Poemas, Sevilla — Etiquetas: , , , — vicentecamarasa @ 16:03

 

 Tomas la Cruz y entras en el callejón

Sin retorno.

Re acompañan antifaces negros

Sombras de la Muerte, Rostros de la Nada

 

No hay palabra – ninguna

Para expresar la angustia al entrar

En este camino de todas las sombras

Aunque sabiendo tu luz va a brillar

Como el Sol después del eclipse solar

Vuelve con claridad más intensa…

Pero no hay palabra – ninguna

 

“Silencio” susurra la seca Tierra

“Silencio” canta el Cielo alejado

Cuando te acercas en silencio

Y el retorno atrás se te cierra.

Texto : Berthold Volberg

Foto Vicente Camarasa

30 abril 2009

ODA AL CRISTO DE LA SENTENCIA

Filed under: Macarena, Poemas — Etiquetas: , , — vicentecamarasa @ 19:35

 

 

Una sentencia gravísima

Por humana cobardía pronunciada

Te condena, como tantas veces

La justicia del Mundo

Errando, condenó a un inocente,

Entregándote a la ciega ira

De los Esclavos del Odio.

 

Ensimismado, como en un trance,

Soportas las burlas y bofetadas,

Las injurias y torturas.

Estás soñando

Con momentos de gozo y triunfo

Tu entrada en Jerusalén,

Allá por la Puerta,

Donde cada palabra tuya evocaba

La alegría y júbilo del pueblo,

Donde tu hermosura arrastraba

A miles y multitudes

Y tu aura se reflejaba

Como un eco en los rostros

Iluminados de tus seguidores.

 

Un río torrencial de almas

Arrastradas por tu carisma

Un vértigo de incienso

Perfume que huele a eternidad –

A un abrazo divino

Que alumbra la oscura soledad

Un temblor de luces –

Sombras doradas,

Velas moradas,

Un murmullo de voces.

Angustias apaciguadas

Por tus palabras que sembraban caridad

Danos la paz de tu nocturna soledad.

 

Ahora estás soñando

Con visiones de la nueva alborada

En la que ya no exista

La ley de la venganza

Y ninguna voz culpable se atreva

A pronunciar sentencia

Como ahora un romano,

Esclavo del poder tirano.

 

 

Soldados –mensajeros siempre de la Violencia –

Te rodean, te insultan, te escupen.

¡Aparezca entre tantas caras de odio

Un solo rostro de piedad!

¡Entre tantas manos brutales

Una mano que alumbre la noche!

 

Cercados de pavor

Huyeron tus amigos uno por uno…

Líbranos de miedo y apatía

E ilumina esta noche de soledades…..

 

 

 

Fotos y texto: Berthold Volberg,

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.