Palios

29 agosto 2016

NATIVIDAD. JUAN DE JUNI

Filed under: castilla león, Imagineros — Etiquetas: , — vicentecamarasa @ 6:18

Situada en una de las paredes del claustro de San Marcos de León, resulta una obra poco conocida por el gran público que tiene, además, la particularidad de estar realizada en piedra (frente a su tradicional talla en madera) y con unos modos espectacularmente italianos)

Destaca ya por su concepción, un tondo compuesto de elementos arquitectónicos y vegetales dentro del cual se introduce, sin ningún tipo de violencia visual, una composición rectangular.

Dentro de ella se nos muestra a San José, la Virgen y el Niño en un altísimo relieve, lamentablemente muy mutilado en algunas partes, con figuras serpentinatas tan típicas de su estilo y un notable juego de paños.

Sin embargo, la parte más excepcional es la asombrosa perspectiva de edificios clasicista que constituye en el punto focal, creada a través de bajos relieves y un rehundimiento de la zona central.

No tengo ningún documento que lo avale, pero su estructura me recuerda mucho a los modos venecianos de la segunda mitad del XVI (Teatro Olímpico de Palladio, Tintoretto en su traslado del cuerpo de San Marcos) y agradecería cualquier dato que pudiera confirmar o desmentirlo.

 

FOTOGALERÍA ENLAZADA DE JUAN DE JUNI

31 mayo 2016

EL CRISTO DE LA LUZ. GREGORIO FERNÁNDEZ

Filed under: castilla león, Imagineros — Etiquetas: , , , — vicentecamarasa @ 20:04

Particularmente me parece el mejor crucificado del imaginero.

Se trata de una obra tardía (hacia 1630) en el que la anatomía de Cristo (igual que sucede con sus Cristos Yacentes) se ha afilado, marcándose cada vez más su osamenta mientras la piel se ha vuelto más macilenta y los regueros de sangre crecido.

Todo el dramatismo se redobla con la multiplicidad de postizos (ojos de cristal, heridas de corcho, marfil para los dientes, asta para las uñas) y la anatomía ha perdido cualquier rasgo de belleza para acentuar lo patético (su tórax y vientre llega a una intensidad pocas veces conseguida, así como el verdadero feísmo del rostro que sólo volveremos a encontrar en Mora)

Aunque no conocemos exactamente su comitente, sabemos que estuvo desde su inicio en la capilla de los Deza, en San Benito, aunque en la actualidad se encuentra en el zaguán del Colegio de Santa Cruz.

Una magnífica colección fotográfica

 

FOTOGALERÍA ENLAZADA DEL IMAGINERO

18 abril 2016

LOS CRISTOS YACENTES DE GREGORIO FERNÁNDEZ

Filed under: castilla león, Imagineros — Etiquetas: , , , — vicentecamarasa @ 15:43

Gregorio Fernández. Museo de Valladolid

De todas las tipologías que creó el maestro (cabeza de la escuela castellana), acaso sea ésta la que más popularidad tuvo y, por lo tanto, la que más obras generó (tanto propias como de taller o ya de simple seguidores)

Gregorio Fernández. Museo de Valladolid

Evidentemente esta tipología era perfecta para el estilo castellano y su interés (tan barroco) por mostrar con toda crudeza todo el sufrimiento de Cristo, convirtiendo su cuerpo en un verdadero “campo de batalla” en el que ir siguiendo todos los episodios de la Pasión (corona de espinas en su cabeza, latigazos en su cuerpo cuando es flagelado, rodillas magulladas por sus caídas camino al monte Calvario, heridas de pies y manos de su crucifixión, herida del costado provocada por la lanzada…), buscando una vertiente mucho más expresiva (heredera de Juan de Juni o Berruguete) frente a la escuela andaluza que intenta embellecer la realidad y no regodearse en el dolor con la misma intensidad (como se puede observar en este Cristo Yacente de Juan de Mesa)

Cristo Yacente de Juan de Mesa

La sangre corre así abundantemente por su anatomía, que aún tiene recuerdos manieristas en su canon esbelto pero es plenamente barroca en su intenso realismo que busca, como ya veíamos aquí, un típico interés contrarreformista: hacer sentir al fiel de forma sensorial el dolor de Cristo que muere por los hombres (sentimiento que se potenciará a través de su exposición pública en las procesiones en donde el mensaje de la iglesia se expande hacia el exterior de los templos y toma las calles, tal y como se explicó aquí)

Gregorio Fernández. Museo de Valladolid

(Hay que recordar que la muerte, y no sólo la de Cristo, es uno de los temas habituales del barroco como ya hemos analizado en las vanitas, pues este estilo mantiene una curiosa contradicción entre vida y muerte (Eros y Thanatos) que a la vez que magnifica la vida llena de sensualidad (como ocurre en Rubens o en numerosas ocasiones en Caravaggio), carga las tintas sobre la brevedad de esa misma vida, como vimos en Valdés Leal)

.

 Piedad. Gregorio Fernández (Obra comentada)

Como es habitual en su estilo se utilizan los paños duros de quebrados pliegues (herencia de los primitivos flamencos) así como las encarnaciones (aunque los estofados son cada vez menores, restringiéndose a motivos secundarios, como la almohada) y los postizos (asta para los dientes, ojos de cristal, cueros y resinas para realizar las heridas más profundas…); todo tallado sobre madera.

Cristo Yacente Museo de Valladolid.

Ambas imágenes cortesía de Carmen González Trapote

También habitual en nuestro siglo XVII no encontraremos un movimiento tan barroco como veíamos en Italia (basta comparar con Bernini), aunque , y pese a la limitación del tema, el imaginero intentará un movimiento de piernas que unido a los múltiples pliegues del sudario o el paño de pureza, intenta dar una mayor movilidad.

Gregorio Fernández. Museo de Valladolid

Como decíamos, el tema tuvo tanto éxito que el maestro lo repitió múltiples veces, unas de forma íntegra (Museo de Valladolid, iglesia de San Miguel de Valladolid, El Pardo, Catedral de Segovia) y  otras con colaboración del taller (San Pablo).

Cortesía de Carmen Gomzález Trapote

Gregorio Fernández. Iglesia San Miguel. Valladolid

Cristo Yacente. Gregorio Fernández y Taller. San Pablo. Valladolid

Incluso tras su muerte se seguiría repitiendo el tema, ya de forma anónima, ya de sus colaboradores, como el propio Sánchez Barba.

Taller de Gregorio Fernández. San Pablo. Valladolid.

Como puede verse en el costado, la llaga de la lanzada puede quitarse. Habitualmente servía como custodia para la Santa Forma en determinadas celebraciones siguiendo el modelo creado por Becerra para las Descalzas Reales

Sánchez Barba. Cristo Yacente. Iglesia del Carmen. Madrid

 

FOTOGALERÍA ENLAZADA DE GREGORIO FERNÁNDEZ

12 febrero 2015

JUAN DE JUNI. LA VIRGEN DE LOS CUCHILLOS

Filed under: castilla león — Etiquetas: , , , — vicentecamarasa @ 16:37

En un artículo anterior hablábamos ampliamente de Juni a propósito de sus Santos Entierros.

Hoy queríamos fijarnos en una de sus grandes obras, la más miguelangelesca y, a la vez, la más protobarroca de su producción, pues no en vano es una de sus obras finales

Esta Dolorosa (tradicionalmente llamada Virgen de los Cuchillos) es miguelangelesca en su forma serpentinata (muy semejante a la Aurora de las Capillas Mediceas) y la poderosa fuerza de sus ropajes (como ocurría en el Moisés) que despliegan una energía que culmina en su rostro, acaso uno de los más bellos que realizó el escultor, en donde la mirada se pierde en las altura, surcada por la angustia.

Su policromía (con escasos estofados) está anunciando la manera de trabajar de Gregorio Fernández, que repetirá el modelo casi con exactitud en algunas de sus Dolorosas.

Dolorosa. Gregorio Fernández

Junto a esto, la potencia del gesto de la mano y la cuidada composición que está pensada por una visión múltiple (como la que se origina en las procesiones) están ya en la misma frontera del mundo barroco.

 

FOTOGALERÍA ENLAZADA DE JUAN DE JUNI

5 febrero 2015

JUAN DE JUNI. EL SANTO ENTIERRO

Filed under: castilla león, Imagineros — Etiquetas: , , — vicentecamarasa @ 18:44

Normalmente suele unirse en la historia de la escultura renacentista española las figuras de Juan de Juni y Alonso de Berruguete.

Ecce Homo. Berruguete

Evidentemente ambos comparten sus maneras miguelangelescas (aunque posteriormente elaboradas en distintas direcciones), su trabajo en la madera policromada (aunque en Juni también aparece el barro cocido de origen francés o acaso boloñés) y su visión emocional de la escultura religiosa.

Sin embargo, hay muchas más diferencias que semejanzas.

Por los pocos documentos que poseemos, Juan de Juni tiene un origen borgoñón, viajando al menos por el norte y centro de Italia para establecerse definitivamente en España.

Sus influencias son mucho más complejas que las de Berruguete, y entre ellas habría que señalar, especialmente, la de Claus Sluter y su sentido del volumen y la forma.

Tal vez sea sobre esta base sobre que interpreta a Miguel Ángel, huyendo de aquellas obras más estilizadas (como la Victoria de Florencia) para centrarse en otras (Moisés, esclavos, Pietá de Palestrina) en donde lo volumétrico es la ruptura de la norma, la pesantez, los ropajes como una doble piel (como también se observa en el techo de la Sixtina) que reafirma la musculatura.

Hay además un gusto por la expresividad de manos y caras que se aleja de lo miguelangelesco para acercarse a las formas lombardas (Nicolo dell’ Arca), así como una masividad en sus figuras principales que se acercan mucho a las grandes obras de Rosso.

Todo este cúmulo de experiencias hacen de su arte unas formas expresivas excesivas y gesticulantes en donde el lenguaje corporal se une al facial, con una fuerte potencia interna (una potencia a veces contenida, como en Miguel Ángel, otras ya expansiva) que, aún con rasgos manieristas (descoyuntamiento anatómico, formas serpentinatas, contrapostos excesivos…) está poniendo las bases de la gran imaginería barroca (en especial Gregorio Fernández, pero también andaluz) frente a la marginación progresiva que sufre Berruguete.

Descendimiento. Gregorio Fernández

Pedro Roldán. Santo Entierro. Sevilla

Entre las obras más potentes y cercanas al mundo barroco son sus Santos entierros en donde la gestualidad llega a sus extremos, perdiendo importancia el cuerpo de Cristo ante tan desmesurada teatralidad.

Una de estas obras se encuentra en el Museo de Escultura de Valladolid, compleja en su composición pero con una fuerte individualización de sus personajes.

Museo de escultura de Valladolid

Muchos más elaborada y unitaria (es decir, más cercana al mundo barroco) es la posterior de la catedral de Segovia, en donde el grupo predomina por el individuo, unificando la escultura con la escultura y pintura (y con esos dos espléndidos soldados entre las columnas que son verdaderamente expulsados por la arquitectura que comprime su espacio vital.

Catedral de Segovia

 

FOTOGALERÍA ENLAZADA DE JUAN DE JUNI

8 enero 2015

LA PORTADA DE LOS PIES DE SAN VICENTE DE ÁVILA. PROTOGÓTICO ESPAÑOL

Filed under: castilla león, Gótico — Etiquetas: , — vicentecamarasa @ 18:40

La frontera entre el románico y el gótico es verdaderamente imprecisa, especialmente en España, que no crea la propia evolución del estilo, sino que termina derivando de formas francesas.

Por otra parte, y precisamente por esta subordinación a formas foráneas, es habitual que estilo, iconografía e ideología no vayan parejas, y se adelanten unas a otras.

De esta manera el pórtico de la Sarmental de Burgos que analizamos aquí es una iconografía románica en formas góticas o el propio Pantocrátor de Carrión de los Condes funde ambas tendencias (iconografía románica con una caligrafía, la que delinea los paños, de gusto gotizante).

Aún más. La pluralidad de románico y protogótico francés hace que los modelos e influencias sean aún más complejos de analizar.

Por todo ello la palabra protogótico es amplia y a veces demasiado vaga (ved este artículo en donde la analizamos).

En el ámbito hispano se suele poner al maestro Mateo como ejemplo clásico de este protogótico.

Sin embargo una figura como la suya no ha podido surgir sobre la nada. Necesita maestros, viajes, modelos…

Posiblemente (Yarza), uno de ellos sea el escurridizo maestro Fruchel que fue arquitecto y escultor (como Mateo), y una de cuyas posible obras podría ser esta portada de los pies de San Vicente de Ávila

Sus orígenes pueden ser borgoñones de los que toma las tempranas bóvedas góticas, el arco apuntado o la fachada entre torres con profundo pórtico.

También son típico de lo borgoñón la flora carnosa (que luego será tan habitual en Mateo)

 o las figuras de canon sumamente alargado.

Su estilo, partiendo de estos presupuestos, tiende a figuras de enorme dignidad que ya son capaces de moverse y relacionarse entre ellas (como podéis ver en los apóstoles de las jambas).

También muy propia es la forma de mover los paños, pegados a la anatomía y de menudos y curvilíneos pliegues.

O los rostros que, sin perder solemnidad, sí se alejan del hieratismo y están ya más cercanos de la idealización y finura que podemos ver en el Pórtico Real de Chartres.

En cuanto a las figuras, las articulaciones se mueven con más libertad, componiendo formas mucho más complejas de las que no son habituales en el mundo románico.

 

9 septiembre 2014

EL ECCE HOMO DE BERRUGUETE

Filed under: castilla león, Imagineros — Etiquetas: , , — vicentecamarasa @ 5:40

Hace ya mucho tiempo que tenemos dos grandes deudas pendientes en Palios: Berruguete y Juan de Juni, los grandes creadores de la futura escuela de imaginería barroca

La primera de ella vamos a empezar a pagarla hoy mismo con una de sus primeras obras maestras, el Ecce Homo que tallara para el retablo de Mejorada de Olmeda.

En ella ya podemos observar lo que será una de sus grandes características, casi firma: la unión de las tendencias manieristas conocidas en la propia Italia (y derivadas de la visión de Miguel Ángel) con una recuperación de los imaginarios tardogóticos, con una carga emocional que enlaza directamente desde ellos (en clara referencia a ciertos modelos de Gil de Siloé o Valsameda,  o los propios experimentos goticistas de Donatello, como la Magdalena). En palabras de Checa:  asumía el lenguaje medieval en clave manierista, como factor esencial en la polémica anticlasicista que conlleva la maniera

Crea así figuras “maravillosamente feas”, que, sin embargo, retoman con una pureza exquisita las novedades italianas (fijaros en las piernas, su desproporción, su su postura antinatural que hace ecos en la capa; en la postura poco convencional de los brazos que generan un movimiento contrario al inferior, generando un contraposto forzado claramente vinculado a las formas serpentinatas miguelangelescas; el fuerte silueteado de toda la obra, que se destaca como un dibujo sobre el fondo recordándonos la importancia del diseño lineal como ya pudimos ver en obras de Gianmbolonia: Mercurio o el Rapto de las Sabinas).

Junto a esto, la pérdida de musculatura que convierte la figura en pura espiritualidad o el rostro, tallado a grandes y angulosos rasgos, está enlazando diractamente con el mundo tardogótico (véase este Ecce homo del taller de Gil de Siloé). Un estética de lo feo, de lo terrible y casi repugnante que exploró Donatello con su Magdalena, Valsameda en el ámbito hispano o los famosos cristos tardomedievales alemanes.

Es una opción de impactar al espectador a través del dolor y sus consecuencias, presentes ya en el mundo gótico desde el siglo XIV, y relacionada con una piedad de lo desagradable

 

15 julio 2014

LA CIRCUNCISIÓN DE GIL DE SILOÉ EN LA CAPILLA DE LOS CONDESTABLES

Filed under: castilla león, Gótico — Etiquetas: , — vicentecamarasa @ 5:18

En las obras de restauración de la capilla de los condestables (Catedral de Burgos) en 1995, se encontraron en las claves de sus bóvedas estrelladas una serie de relieves realizados por el taller de Gil de Siloé.

Son 16 apóstoles (posiblemente obra de taller) y dos alto relieves, la Presentación en el templo y esta circuncisión.

Es muy probable que se traten de partes del retablo de San Pedro del que resta tan sólo en la capilla el Cristo Crucificado.

Esta magnífico relieve circular nos aproxima al estilo del maestro en la Cartuja de Miraflores, con una talla severa y profundamente geométrica (habitual en la madera) de raíces germánicas y flamencas en donde las figuras presentan una fuerte volumetría, con escasos detalles, escasos y duros pliegues y emoción contenida cuyo diseño general (anticipándose a las formas renacentistas) se adopta perfectamente al formato circular

.

FOTOGALERÍA ENLAZADA DE GIL DE SILOÉ

 

Vicente Camarasa

 

8 julio 2014

SAN DIEGO DE ALCALÁ. BERRUGUETE

Filed under: Imagineros — Etiquetas: , , — vicentecamarasa @ 5:30

Como ya vimos en biombo histórico, San Diego de Alcalá, gracias al patronazgo real de Felipe II, alcazará gran popularidad.

Su iconografía es la del milagro de los alimentos convertidos en pétalos de rosa, como ya explicamos.

Los rasgos son los habituales del escultor: los grandes planos tallados, con pliegues nerviosos y fuertes aristas que más que cubrir la anatomía crean una nueva piel agitada que se mueve en torno suyo, la cabeza muy pequeña que descompensa y alarga desmesuradamente el canon, el movimiento descoyuntado de los miembros, un contraposto casi de manual aprendido entre los grandes italianos…

La escultura, de pequeño tamaño, pertenece a una calle lateral de un retablo, posiblemente utilizada como relicario (fijaros en el agujero de su pecho; una técnica habitual en el renacimiento-barroco español, como el famoso Cristo de Becerra en las Descalzas reales

Vicente Camarasa

 

2 julio 2014

SANTA EULALIA. LUIS SALVADOR CARMONA

Filed under: General — Etiquetas: , — vicentecamarasa @ 16:45

 Si en otras obras (Cristo de los Estudiantes o el Cristo del Perdón de Atienza), Salvador Carmona se encuentra más cerca de la escuela castellana del XVII, en esta que vemos hoy muestra su cara más cercana al rococó y la idealización y restricción del sufrimiento en favor de la belleza que tanto había caracterizado la escuela andaluza y luego murciana (Salzillo)

Una obra sin sangre, casi sin dolor pese a la crucifixión en donde el espectador queda prendado de la belleza de esta joven doncella que fue martirizada en el 304 por negarse a hacer sacrificios a los dioses paganos.

Una obra en donde la muerte cede el paso a la belleza (exquisita, ya casi cercana a lo kitsch) de la túnica de espléndidos plegados y suaves y delicados dibujos.

Un gusto por la belleza y el movimiento sereno, el de sus paños, el de su cabeza suavemente alzada, el de sus cabellos, frente al rigor de la muerte, su estatismo de la cruz, su tragedia de las manos ensangrentadas

FOTOGALERÍA ENLAZADA DE SALVADOR CARMONA

Older Posts »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.